Make your own free website on Tripod.com








Marisol Otero
***Prensa***













Home

***Biografía*** | ***Prensa*** | ***Fotos de Sol*** | ***Fotos en Musicales*** | ***Cartelera*** | ***Contacto***





¤Prensa¤

633090.jpg




























Las bellas sean unidas

s07f1.jpg

NEW YORK.- En principio, el encuentro podría sonar a una convención de "brujas", aunque en este caso se trató de "bellas". Para celebrar el quinto aniversario del musical "La Bella y la Bestia" -que ya consiguió 15 millones de espectadores en el mundo, de los cuales tres le pertenecen a Broadway-, Disney organizó una función especial a beneficio de Unicef, con la participación de las cuatro protagonistas femeninas que en distintas partes del mundo le dan vida a este musical.

El primer encuentro de "Bellas" sucedió en el hotel que está sobre la iluminada marquesina del Teatro Palace, de Broadway, donde se presenta la obra. La "Bella" norteamericana, Andrea McArdle, fue la anfitriona. La "Bella" japonesa, Keiko Koriuchi, bajó la cabeza en señal de saludo. La "Bella" que viajó en representación de Alemania confundió a todas, ya que es una filipina cuyos rasgos no responden al fysique du rol germano esperado. Tras la sorpresa, la "Bella" Leah de los Santos, que se impone en los teatros alemanes, extendió delicadamente su mano. Y la "Bella" argentina, Marisol Otero, se presentó ante sus colegas cálidamente a los besos.

Este primer contacto multinacional no fue fácil. La argentina no hablaba inglés ni japonés ni alemán. Y la japonesa no pronunciaba más que en su propio idioma. Estas Bellas necesitaron de sus intérpretes, que convirtieron los primeros comentarios en graciosas rondas interminables. Pero la complicidad y el entendimiento no se demoró mucho, ya que esa misma tarde Japón, la Argentina y Alemania ocuparon sus butacas en la función "original" y "standard" de "La Bella y la Bestia".

En la canción "Nuestro huésped" (Be our guest), las tres se miraron emocionadas en los ojos de la norteamericana, que bailaba en el centro de ese cuadro lleno de luces y color, entre tenedores, cucharas, espumaderas y colorados platos gigantes. "Como espectadoras nos dimos cuenta de lo impresionante que es ser el centro de todo eso -contó después Marisol Otero- Todas nos miramos y dijimos ¡guau!; no podíamos creer que en nuestros países formáramos parte de esa maravilla."

Los ensayos para la función especial comenzaron al día siguiente, en la escuela de danzas New Dance Group. Con sus ropas de calle y formando un cuadrilátero alrededor de una "Bestia" vestida de jeans, el norteamericano James Barbour, siguieron las directivas en inglés del coreógrafo puertorriqueño Dan Mogica.


Bendición de Roy

El día del show, las cuatro "Bellas" recibieron una suerte de "bendición" de uno de los mandamás del imperio Disney, Roy Edward Disney, sobrino de Walt, que presentó el espectáculo junto a la actriz negra Lynn Whitfield. A las 14, la función comenzó plena de expectativas.

Dos fueron los momentos en que la platea, afiebrada, pensó que estaba viendo cuádruple. En la canción "Hope", Marisol Otero, Keiko Horiuchi y Leah de los Santos rodearon a la norteamericana, idénticamente vestidas de celeste. Sobre el final, cada una interpretó en su idioma un fragmento de la canción "La Bella y la Bestia". McArdle expresó que conoce más que ninguna de escenarios, ya que desde los 13 años no ha dejado de trabajar en los musicales de Broadway. La dulce voz de la japonesa quedó atrapada en su cuerpo contenido en emociones. La filipina-alemana impuso su presencia desde lo alto de un balcón escenográfico. Y la argentina impactó por su expresividad latina.

Al término de la función, un grupo de chicos, representantes de Unicef, entrevistó a las Bellas. Entre éstos, un nenito dominicano le preguntó a Marisol qué sentía después de su actuación en Broadway: "Fue aún más increíble porque venía de algo difícil de creer cuando me eligieron para el papel protagónico, mi primer trabajo, sin esperarlo".

Quién es quién

Con sus 22 años, Marisol Otero sigue intentando entender todo lo que le está pasando en su carrera de cantante. Dice estar muy feliz en este paso por Broadway, que, entre otras cosas, le está permitiendo ver todos los musicales habidos y por haber. Y ya está haciendo planes para el futuro. Mientras continúa el éxito en el teatro Opera, en junio piensa audicionar para "Los miserables", el segundo musical de Broadway que Daniel Grinbank traerá a la Argentina.

Y si la suerte la acompaña, tal vez tenga la posibilidad de optar por mudarse de escenario y de país junto con el elenco de "La Bella y la Bestia". Está previsto que en enero el musical que se está presentando en la calle Corrientes se traslade al teatro que acaba de comprar Grinbank en Madrid, el Lope de Vega, sobre La Gran Vía.

Por Lorena García

"Nunca me imaginé cantar en Broadway"

marisol2.jpg

La cantante dijo que la comedia musical es un relato sobre la evolución personal con fondo de rock

Rodolfo Bella

La comedia musical "Grease" se ofrecerá en el Auditorio Fundación, Mitre 754, hoy y mañana, a las 21. Marisol Otero y Rodrigo Aragón tienen a su cargo los personajes protagónicos, Sandy y Dany, dos jóvenes de una escuela estadounidense, cuya historia de amor y ellos mismos crecen junto con el rock. La actriz y cantante fue seleccionada entre más de mil postulantes. Entre otras comedias musicales, participó en "Sissí, la princesa", "Socorro", "Jesús de Nazareth", y "La bella y la bestia", donde obtuvo el rol protagónico y con la cual se presentó en un teatro de Broadway. En la mítica avenida de Nueva York, subió a escena junto a las mejores actrices que interpretaron el personaje de Bella en diferentes puestas de varios países. Otero, habituada a dirigirse a los niños, acaba de grabar un capítulo para "Tiempo final", el programa de los hermanos Borenztein, donde interpreta a la amante de un hombre casado, éste a cargo de Lito Cruz. Minutos después de finalizar la grabación, confesó a Escenario la satisfacción que le produjo trabajar junto a un elenco de primera línea y aseguró que ese personaje le da posibilidad de probar el otro extremos de las princesas inocentes que ha hecho.
-¿El personajes de "Grease" es una transición entre las princesas y tu personaje de "Tiempo final"?
-Me llamaron para hacer un capítulo en "Tiempo final". Soy la secretaria y amante de Lito Cruz. Está casado, tiene dos hijos y le está sacando toda la plata a su mujer. Los hijos se enteran y lo apuran para que le devuelva el dinero. Después de que yo entro, en el momento en que él les dice a sus hijos que yo soy nada más que una trola, todo se pone más pesado, los matan a todos. La única que queda viva soy yo. Voy a la caja fuerte y me llevo toda la plata.
-Termina bárbaro
-¡Sí, para mí termina genial...!
-¿Cómo es pasar de las princesitas inocentes a ser la peor de todas?
-Para mí es maravilloso porque puedo incursionar en distintas vetas, si no me quedo en el papel de la princesita. También disfruto mucho el teatro infantil, pero quiero hacer otras cosas y no quedarme solamente con eso. A nivel actoral éste fue el desafío más grande que tuve.
-¿Es tu debut en televisión?
-Sí, y es muy loco que me llamen de un programa que veo y admiro mucho. En general ponen a actores conocidos, pero que me llamen ¡a mí... Me quería morir! Es como subirte a la montaña rusa por primera vez y ponerte en el primer asiento. Genera una adrenalina que al principio no sabés si la vas a poder manejar, y si te lo vas a bancar con esos actores.
-¿Tenés alguna otra propuesta para tele?
-Sí, tengo una para un infantil, pero no está firme. Por ahora quiero seguir con "Grease" y supongo que después de lo que grabé hoy se pueden dar otras cosas. También es verdad que es poco usual que un productor se juegue poniendo a alguien desconocido. Te obliga a romper el hielo y demostrar que podés hacerlo. Si no, no te llaman más.
-¿Habías tenido otras propuestas que rechazaste?
-Tuve una propuesta para un programa muy conocido y al final no cerró.
-¿Cuál es el eje argumental de "Grease"?
-La trama se basa en la evolución de mi personaje. Transcurre en una escuela de Estados Unidos. Yo hago el personaje que hacía Olivia Newton John. Es una adolescente muy ingenua, con una vida muy estructurada, que se enamora de un chico divino y le toca ir a una escuela mixta, muy distinta a lo habitual porque ella venía de una escuela de monjas.
-Es como la hermana respetable de tu personaje de "Tiempo final"
-Sí, pero también se trata de la reflexión sobre sí misma y la relación con los otros. Se da cuenta que también hay algo en ella que debe modificar y que tiene que relajarse. No se trata de que se convierta en una atorranta ni de ceder, sino de crecer.
-¿Qué hay de común entre vos y el personaje?
-Personalmente viví algunas cosas similares. Yo tuve una educación religiosa muy estructurada, pero de a poco uno se va relajando y se da cuenta que hay conductas que no tienen que ser tan estrictas. Hay que relajarse un poco. Es lo mismo que le pasa a Sandy. No se convierte en el opuesto, pero crece y se da cuenta que las cosas a veces son menos complicadas de lo que uno cree.
-¿Por qué creés que "Grease" lleva más de treinta años en escena en culturas tan opuestas como la occidental y la oriental?
-Creo que la historia de "Grease" es la excusa para mostrar el impacto social de lo que fue a fines de los 50 el nacimiento del rock and roll. Es algo mundial y por eso todo el mundo puede encontrar algo en común con su ideología o su cultura. Eso es lo que muestran los chicos en escena: que, desde algún lugar, quieren ser revolucionarios porque el rock simbolizaba esa rebeldía que a la sociedad le costaba aceptar.
-¿Hoy hay algún género que simbolice un efecto similar?
-Es como cualquier género nuevo. Cuando surgió Astor Piazzolla los tangueros lo odiaban por destrozar al tango. Cuesta incorporar las cosas nuevas. El rock pesado es algo que no me sentaría a escuchar y quizás mis hijos, dentro de unos años, lo verán como algo inocente.
-¿Qué pensás de la comedia musical como género en Argentina?
-En este preciso momento, pienso que hubo como un boom con "Fiebre de sábado por la noche", "Chicago", "La bella y la bestia", pero de pronto el país está tan pinchado que algunas producciones no se pueden sostener. Me da mucha bronca porque hay muchos productores que empezaron a apostar al género con producciones muy importantes, pero que a veces no se sostienen porque la situación atenta contra la taquilla y cuando no les conviene empiezan a bajar de cartel.
-¿Por qué no aparecen comedias con nuevos temas?
-En Buenos Aires, si bien el más conocido es Pepe Cibrián, hay mucha gente que se juega en hacer comedias musicales, pero al no ser megaproducciones no tienen el apoyo que necesitan para seguir. Es algo lamentable. El año pasado hice "Sissí, la princesa", netamente producida en Buenos Aires, pero como no era una megaproducción, la gente no la apoyó demasiado. En "Grease" todos los aspectos técnicos y de puesta en escena se cubrieron con personal argentino, y eso está bueno porque todos necesitamos laburo.
-¿Qué otras comedias habías hecho?
-"Sissí, la princesa", "La bella y la bestia", "Jesús de Nazareth", "Sueño de Angeles", "Socorro", pero lo primero con más trascendencia fue "La bella y la bestia", con que la fui a Broadway a representarla. Seleccionaron a las mejores Bella de todo el mundo y nos llevaron a hacerlo a Broadway. Fue increíble: hacerlo allá y además a beneficio de Unicef. Todo salió muy redondito.
-¿Te quedaste con ganas de más?
-No, porque ni siquiera me imaginé que llegaría a cantar en Broadway. Pero me pasó y creo que son esas cosas que hay que disfrutar en el momento y no pretender más que eso. Por ejemplo, en el capítulo de "Tiempo final": yo no sé si me van a volver a llamar de un programa tan copado como ese. Creo que diste lo mejor sin especular con lo que pueda venir, seguramente saldrán otras cosas.






Aquellos años dorados

Grease se estrena en Argentina
Silvina Demare | 25/01/01

La comedia musical, que en cine protagonizaron John Travolta y Olivia Newton-John, cuenta una historia de amores y desencuentros en la secundaria.

633090.jpg

Viernes 2.30 PM. Dos bailarines ensayan con un espejo improvisado en la entrada del teatro. Mueven las caderas para un lado, para el otro, cuentan los pasos en voz alta. No se inhiben ante los pocos testigos. Adentro, en la sala, sus compañeros están en pleno ensayo del musical Grease, que se estrenará el 3 de febrero en el Astral.

Los integrantes de Grease, en los ensayos previos al estreno de la comedia musical.



¿Cuántos recuerdan haber sufrido con la historia de amor entre John Travolta y Olivia Newton-John en la versión fílmica de la comedia musical? ¿Cuántos recuerdan haber bailado las canciones pegadizas? Seguramente varios.

Lo cierto es que el musical, escrito por Jim Jacobs y Warren Casey (en ese entonces autores desocupados), se estrenó por primera vez en el teatro en 1971 en un escenario insólito: un garage de tranvías de Chicago, sin butacas. A pocas semanas, el show, que evocaba el estilo de los años 50, llegó a un escenario off Broadway, el teatro Eden de Nueva York. Y recorrió el mundo: permaneció en cartel en los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Italia, Austria, Grecia, Suiza, Dinamarca, Holanda, Sudáfrica, Japón, México. Ahora, llega a la Argentina.

En la versión que se conocerá en Buenos Aires se rescata el conflicto entre dos bandas de adolescentes de un colegio secundario: las pandillas, el amor, el humor, los engaños y la irresistible atracción y romance que envolverán a Danny y Sandy.

3.30 PM. El elenco con Marisol Otero, Florencia Peña, Zenón Recalde, Rodrigo Aragón y Patricio Giménez ensaya un concurso de baile. Roberto Ayala, coreógrafo y director mexicano, baila a pesar de no estar con la ropa adecuada: camisa (de un llamativo verde loro), corbata y zapatos. Suena la música y arrancan con la coreografía. Los ensayos empezaron en noviembre y el ritmo actual es de jornadas de entre 10 a 12 horas diarias. Enfundados en calzas y ropa de gimnasia, los protagonistas aprovechan un respiro para hablar de sus personajes:

· Marisol Otero: La ex bella de La Bella y la Bestia será la dulce Sandy (personaje que interpretó Olivia Newton-John en el filme y la mexicana Thalía en el teatro). "Mi Sandy tiene mucho de mí. Habla de una chica que pasa de adolescente a mujer. Es buenita, vivió toda su vida en escuelas de monjas y es como una campesina que llega a una escuela donde todos están en otra. No es tonta, es reinteligente como para tratar de integrarse al grupo. Conoce a un chico y trata de cambiar para conquistarlo: termina vestida de cuero, toda pintarrajeada. Es un desafío hacer esta obra porque vengo de trabajar en infantiles. Pero me encanta el rocanrol. Volví a ver la película. Igual trato de no copiar. Vi filmes de Doris Day y de otras actrices de los años 50 para poder nutrirme. A la hora del casting tuve miedo porque porque no soy bailarina", cuenta Marisol quien hizo un entrenamiento con Daniela Martí, una personal trainner y adelgazó 5 kilos para la obra.



La nueva pareja de "Grease"

zenon_marisol.jpg

Son dos artistas que vienen destacándose, con fuerza, dentro de la comedia musical. Marisol Otero protagonizó "La Bella y la Bestia" y Zenón Recalde cumplió un papel muy importante en "Los miserables", Marius. Ambos son los protagonistas de "Grease", la pieza de Jim Jacobs y Warren Casey, que desde hace 30 años se representa con éxito en los escenarios más reconocidos del mundo, y que a partir de pasado mañana se ofrecerá en el Astral.
Otero y Recalde recrearán ahora a Sandy y Dany, dos personajes representativos, que alguna vez estuvieron en la piel de Olivia Newton-John y John Travolta.

Refiriéndose a su personaje, Marisol Otero dice que Sandy vive un proceso conocido por cualquier persona, "es algo tan simple como la vida y a la vez tan difícil -aclara-. Ella llega a una escuela con una formación muy distinta y de pronto se choca con otra realidad y se enamora de un chico, creyendo en un principio que tienen cosas en común, pero se desilusiona cuando comprueba lo contrario. Eso la hace crecer como mujer y esa transformación es la misma que vive cualquier persona cuando deja de ser adolescente."

Dany es un típico líder de pandilla, dentro de una escuela secundaria. "Es un ídolo para sus amigos y a la vez un buen tipo -cuenta Recalde-. Es bondadoso, muy compinche y esencialmente un tierno. Cuando conoce a Sandy su problema está en cómo sostener esa imagen de líder y a la vez mostrarse enamorado.

"Es una historia romántica muy simple -continúa Zenón-; encuentro-desencuentro, amor-desamor. Es muy actual y tiene un marco visual muy rico. Está ambientada en los años 50 y la música es divina. Las canciones son muy pegadizas, algo que no ocurre en general. Es como meterse en un cuento de hace cincuenta años."

Volver al pasado

Para ambos, construir estos personajes implica recibir información acerca de las cualidades de vida de los jóvenes en aquel tiempo y a la vez tratar de separarse de los modelos de la versión cinematográfica. "Es una época muy particular -comenta Otero-, atravesada entre otras cosas por la Guerra de Corea. Le pregunto muchas cosas a mi mamá, para conocer cómo se vivía entonces. Lo que busco es hacer mi propia Sandy. Olivia Newton-John me pareció una diosa, pero yo quiero hacer mi versión de ese personaje."

Para Recalde el problema parece ser más fuerte, "cargo con la cabeza de Travolta sobre mí", dice. Este papel le posibilitó la consagración al actor americano. Lo recreó en 1978 después de otro éxito, "Fiebre de sábado a la noche". "Esta obra fue un vehículo para él, para explotar su carisma. Tiene muchísima habilidad, mucho dominio del cuerpo. Nosotros tenemos bastante información sobre cómo es la vida interna del personaje y lo que siente. Pero, indudablemente, en el escenario aparecerá nuestra recreación."

Mientras disfrutan "esta época soñada", como la denominan, porque el panorama laboral para ellos se amplió y tienen la posibilidad de demostrar sus aptitudes con una continuidad que los asombra, ambos creadores gozan profundamente pertenecer a este mundo del musical. "Es que sobre el escenario no te queda más que mostrar", dice Otero. "La energía sale de todo el cuerpo -acota Recalde-, desde tu voz hasta tus movimientos, todo está expresándose."

Quien es quien en "El Violinista..."

633090.jpg

PEPE SORIANO. Es Tevye: el lechero con cinco hijas casaderas. Respetuoso de las tradiciones tiene un diálogo personal e hilarante con Dios.

ROMINA GROPPO. Es Tzeitel, la hija mayor del lechero, a quien la casamentera encontró "el candidato". Pero ella ama a otro y luchará por él.

JUAN GIL NAVARRO. Es Perchick, joven maestro de ideas revolucionarias, que da lecciones a las niñas y conquista el corazón de una de ellas: Iodel.

MARISOL OTERO. Es Iodel, la segunda hija. Piensa casarse con el hijo del rabino del pueblo pero el joven Perchick la hará cambiar de opinión.

ANDREA MANGO. Es Jave, la tercera hija de Tevye y Golde. La más estudiosa de las hermanas, se enamora de otro amante de la lectura: un joven cosaco.

JUAN MANUEL TENUTA. Es Leizer Wolf, viudo y rico carnicero, ama a la joven Tzeitel. Capaz de asegurar el futuro de la chica, pide su mano.

RITA CORTESE. Es Golde, la mujer de Tevye acostumbrada a los malabarismos: vivir con poco dinero y bregar por el cumplimiento de los rituales judíos.

MARCELO TREPAT: Es Motel, un tímido y humilde sastre. Enamorado de Tzeitel, tendrá que luchar contra las costumbres para ser su esposo.

DIEGO JARAZ. Es Friedka, un joven cosaco, es decir, hijo del pueblo que expulsará a la colectividad judía de Ucrania. Está enamorado de Jave.

ESTELA MOLLY. Es Iente, la vieja casamentera. Una institución en el pueblo, le busca ricos maridos judíos a las chicas de la colectividad.


LA HISTORIA

En la versión que se estrenará en Buenos Aires el 27 de Abril producida por Romay, dirigida por Claudio Hochman con la coordinación artística de Helena Tritek, Pepe Soriano será Tevye, el lechero y filósofo de un pueblo ruso que, junto a su esposa Golde (Rita Cortese), intentará casar a sus cinco hijas. La trama está ambientada a principios del siglo XX. Las comunidades judía y rusa conviven en el lugar en un ámbito de permanente tensión e intolerancia por la diferencia de culturas.

Marisol Otero, Estela Molly, Juan Manuel Tenuta y Marcelo Trepat, entre otros, completan este elenco con más de 30 artistas sobre el escenario, bailarines-cantantes-actores de excelentes condiciones musicales y dramáticas componen un elenco no fácil de reunir en tiempos de crisis como el que vivimos. Alejandro Romay desafía los contratiempos que impone la época y hace sonar con plenitud las cuerdas de este violinista que se deja entrever por los cielos rojizos de la aldea de Anatevka.

A Little Bit of Broadway

633090.jpg

OGAM se enorgullece en presentar un espectáculo único, cuya temática gira en torno al maravilloso mundo de la Comedia Musical.Un show donde Ud. se sentirá transportado al mismísimo Times Square neoyorquino.Protagonizado por un elenco de lujo !

Un elenco de profesionales del Musical, todos ellos protagonistas de las más prestigiosas producciones de la calle Corrientes en Buenos Aires, como por ejemplo La Bella y la Bestia, Los Miserables, Fiebre de Sábado por la Noche, Grease, El Violinista en el Tejado, Hello, Dolly !, y Cats, entre otros.

El elenco está integrado por:

Marisol Otero, quien fuera elegida para interpretar a Bella en La Bella y la Bestia y Sandy en Grease.

Elena Roger, quien interpretó a Anette en Fiebre de Sábado por la Noche y Fantine en los Miserables.

Rubén Roberts, quien tuvo a su cargo el papel de Enjolras en Los Miserables y el Dr. Van Helsing en Drácula.

Diego Jaraz, quien interpretó a Tony Manero en Fiebre de Sábado por la Noche y Gastón en La Bella y la Bestia.

Belén Mackinlay, quien trabajó en "La Bella y la Bestia" y "Los MIserables", entre otros destacados musicales.




























































































633090.jpg